ALOJAMIENTO:

  • Amplias jaulas (nunca hay un límite de espacio: cuanto más grande ¡mejor!), fáciles de limpiar y con correcta ventilación.
  • Disponer bebederos en tubo y comederos pesados, así como un sustrato libre de polvo, no abrasivo y cuya ingestión no suponga problemas. Parcialmente deben recibir a diario luz solar directa.
  • Las ruedas son aconsejables, sin barrotes y controlando su seguridad (¡algunas hembras pueden llegar a recorrer 10 km en una noche!).
  • Existen otros juguetes específicos como rampas y túneles, si bien la interacción cuidadosa con las personas supone un importante enriquecimiento ambiental para estos pequeños roedores.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail